31 Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció.