30 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio.