46 Tú no me ungiste la cabeza con aceite, pero ella me ungió los pies con perfume.