48 Entonces le dijo Jesús a ella:—Tus pecados quedan perdonados.