48 —¿Acaso soy un bandidoa —dijo Jesús—, para que vengan con espadas y palos a arrestarme?