28 La tierra da fruto por sí sola; primero el tallo, luego la espiga, y después el grano lleno en la espiga.