37 —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”a —le respondió Jesús—.