8 No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan.