40 Al otro día, muy de mañana, el pueblo empezó a subir a la parte alta de la zona montañosa, diciendo:—Subamos al lugar que el SEÑOR nos ha prometido, pues reconocemos que hemos pecado.