21 Luego miró Balán al quenita y pronunció este oráculo:«Aunque tienes una morada seguray tu nido está sobre las rocas,