23 Entonces Balán pronunció este oráculo:«¡Ay!, ¿quién seguirá con vidacuando Dios determine hacer esto?