10 Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.