1 ¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!¡Alaben el nombre del SEÑOR!¡Siervos del SEÑOR, alábenlo!
2 Ustedes, que permanecen en la casa del SEÑOR,en los atrios de la casa del Dios nuestro.
3 Alaben al SEÑOR, porque el SEÑOR es bueno;canten salmos a su nombre, porque eso es agradable.
4 El SEÑOR escogió a Jacob como su propiedad,a Israel como su posesión.
5 Yo sé que el SEÑOR, nuestro Soberano,es más grande que todos los dioses.
6 El SEÑOR hace todo lo que quiereen los cielos y en la tierra,en los mares y en todos sus abismos.
7 Levanta las nubes desde los confines de la tierra;envía relámpagos con la lluviay saca de sus depósitos a los vientos.
8 A los primogénitos de Egipto hirió de muerte,tanto a hombres como a animales.
9 En tu corazón mismo, oh Egipto,Dios envió señales y maravillascontra el faraón y todos sus siervos.
10 A muchas naciones las hirió de muerte;a reyes poderosos les quitó la vida:
11 a Sijón, el rey amorreo;a Og, el rey de Basán,y a todos los reyes de Canaán.
12 Entregó sus tierras como herencia,¡como herencia para su pueblo Israel!
13 Tu nombre, SEÑOR, es eterno;tu renombre, por todas las generaciones.
14 Ciertamente el SEÑOR juzgará a su pueblo,y de sus siervos tendrá compasión.
15 Los ídolos de los paganos son de oro y plata,producto de manos humanas.
16 Tienen boca, pero no pueden hablar;ojos, pero no pueden ver;
17 tienen oídos, pero no pueden oír;¡ni siquiera hay aliento en su boca!
18 Semejantes a ellos son sus hacedoresy todos los que confían en ellos.
19 Pueblo de Israel, bendice al SEÑOR;descendientes de Aarón, bendigan al SEÑOR;
20 descendientes de Leví, bendigan al SEÑOR;los que temen al SEÑOR, bendíganlo.
21 Desde Sión sea bendito el SEÑOR,el que habita en Jerusalén.¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!