8 El SEÑOR cumplirá en mí su propósito.aTu gran amor, SEÑOR, perdura para siempre;¡no abandones la obra de tus manos!