8 No satisfagas, SEÑOR, los caprichos de los impíos;no permitas que sus planes prosperen,para que no se enorgullezcan. Selah