9 Que sobre la cabeza de mis perseguidoresrecaiga el mal que sus labios proclaman.