8 Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón.