4 El que habla lengua extraña, á sí mismo se edifica; mas el que porfetiza, edifica á la iglesia.