15 Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie.