3 Muchos días ha estado Israel sin verdadero Dios y sin sacerdote, y sin enseñador y sin ley: