6 Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua: