4 Y el humo del incienso subió de la mano del ángel delante de Dios, con las oraciones de los santos.