10 Yo soy muro, y mis pechos como torres, Desde que fuĂ­ en sus ojos como la que halla paz.