30 No tomará alguno la mujer de su padre, ni descubrirá el regazo de su padre.