25 Maldito el que recibiere don para herir de muerte al inocente. Y dirá todo el pueblo: Amén.