30 Porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.