4 Ni palabras torpes, ni necedades, ni truhanerĂ­as, que no convienen; sino antes bien acciones de gracias.