3 Vivo yo, dice el Señor Jehová, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel.