26 El hombre entonces se inclinó, y adoró á Jehová.