28 Que aun no me dejaste besar mis hijos y mis hijas. Ahora locamente has hecho.