2 Y que del río subían siete vacas, hermosas á la vista, y muy gordas, y pacían en el prado: