4 Que aun no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado: