3 Y por causa de ella debe, como por sí mismo, así también por el pueblo, ofrecer por los pecados.