52 Y los discĂ­pulos estaban llenos de gozo, y del EspĂ­ritu Santo.