29 El entonces pidiendo luz, entró dentro, y temblando, derribóse á los pies de Pablo y de Silas;