30 Y queriendo Pablo salir al pueblo, los discĂ­pulos no le dejaron.