8 Porque todas las mesas están llenas de vómito y suciedad, hasta no haber lugar limpio.