23 Miré la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía; y los cielos, y no había en ellos luz.