9 Perecen por el aliento de Dios, Y por el espĂ­ritu de su furor son consumidos.