22 En su cerviz mora la fortaleza, Y espárcese el desaliento delante de él.