12 Que frustra los pensamientos de los astutos, Para que sus manos no hagan nada: