18 Porque él es el que hace la llaga, y él la vendará: El hiere, y sus manos curan.