3 Yo he visto al necio que echaba raĆ­ces, Y en la misma hora maldije su habitaciĆ³n.