8 Ciertamente yo buscaría á Dios, Y depositaría en él mis negocios: