16 Aburríme: no he de vivir yo para siempre; Déjáme, pues que mis días son vanidad.