37 Dícele Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? mi alma pondré por ti.