38 Ni tenéis su palabra permanente en vosotros; porque al que él envió, á éste vosotros no creéis.