5 También el conejo, porque rumia, mas no tiene pezuña, tendréislo por inmundo;