12 Y como Jesús la vió, llamóla, y díjole: Mujer, libre eres de tu enfermedad.