27 Y le seguía una grande multitud de pueblo, y de mujeres, las cuales le lloraban y lamentaban.